Cine de Verano

Todos al cine...¡de verano!

Tiburón. Aquella noche llegaba el cine de verano a la plaza de mi pueblo y se iba a proyectar Tiburón!!!

Me pilló un poco pequeña, unos 6 o 7 años calculo, así que me costó convencer a mi abuela para que me dejase ir. Recuerdo que lo viví como un gran acontecimiento ya que nunca había estado en un cine al aire libre. Cada rato me asomaba a la plaza para ver cómo montaban la pantalla, cómo regaban el suelo para refrescar el ambiente después de unas horas tan calurosas y el sumo cuidado que le daban a la película de cinta de 35 milímetros mientras la colocaban en el proyector.

Si algo recuerdo con especial nostalgia es la ilusión que me hacía pensar que iba a cenar mi bocadillo de chorizo con mis amigas y primas allí, mientras veía la película y que después compartiríamos pipas y palomitas entre todas.

Llegamos con tiempo con nuestras sillas de anea para coger un buen sitio. Mientras llegaba la hora, la risa nerviosa ante mi primera película de miedo me impedía quedarme quieta. Después llegó el momento de la cuenta atrás con esos números rodeados por un círculo que me encantaba...

 Buahhhhhhhhhhhhhhh!!! ¡Qué pasada de recuerdo!

Quizá la culpa fuese de la peli, quizá de estar rodeada de gente conocida, quizá de los gatos que paseaban por el patio de butacas improvisado buscando compartir la cena de los presentes o del intermedio que hicieron para poder tomar aliento…no sé, pero los cines de verano tienen ganado mi corazón y siempre haré lo que esté en mi mano para que esta tradición veraniega de nuestro país no se pierda en el olvido.

Aparecieron y tuvieron su máximo esplendor en los años cincuenta y sesenta con el afán de llevar entretenimiento y cultura a todos los lugares del país. En las siguientes décadas, con la entrada de la tele y sobre todo del video, esta tendencia casi llegó a desaparecer.

Sin embargo, lo vintage y lo retro está más de moda que nunca, así que podemos aprovecharlo para volver a rescatar esta bonita forma de ocio estival y disfrutarla en su manera más clásica o reinventándose y adaptándose a los nuevos tiempos.

En pleno siglo XXI, España está repleta de lugares donde poder disfrutar del séptimo arte bajo la luz de la luna. Mis preferidos lo son por un tema sentimental, porque me transmiten sensaciones placenteras por su antigüedad, por su ubicación, o por hacerme sentir protagonista de un momento único.

En Córdoba, por ejemplo, los cines de verano son una auténtica tradición. En su día llegaron a tener más de 50 pero actualmente sólo quedan 4 en activo a los que se les ha otorgado el máximo nivel de protección con el título de “espacios singulares” ya que son de los más antiguos de España.

Imaginaos el encanto de ver una película en uno de estos patios supervivientes al tiempo y a las nuevas tecnologías, adornados con  flores, olor a jazmín, rodeados de viviendas cuyos balcones son los palcos de honor y a las que no se les permite encender las luces mientras se proyecta la cinta.  

Imagen de Odoo y bloque de texto

Amante Ibiza 

En Ibiza, tenemos la opción de disfrutar de la peli al lado de un acantilado, con las rocas suavemente iluminadas, sentados o incluso tumbados en unos cómodos pufs y tapados con una mantita si la brisa del mar es fresca. 

Todo ello amenizado por una copa de cava y todas las palomitas que queramos. 

Es aconsejable reservar con antelación para disfrutar de este ambiente inigualable.

 ¿Y qué me decís de los autocines?¿ Os gustaría sentiros como los protagonistas de Grease?

Es una divertida experiencia para vivirla al más puro estilo americano. No se necesita tener un descapotable para ir…allí nos indicarán dónde aparcar nuestro coche y cómo sintonizar la radio para escuchar la peli perfectamente desde dentro. De los 8 que existen es España, el Autocine Madrid Race es el más moderno y ofrece un divertido plan incluyendo food trucks para cenar allí mismo.

Azoteas, playas, pistas de frontón...cualquier lugar es bueno. Ya sea de manera pública o privada, se nos da la oportunidad de ver películas para todos los públicos y de todos los tiempos, desde los imprescindibles clásicos para los más cinéfilos hasta los estrenos más importantes del año. 

Busca un poco, seguro que muy cerca de ti tienes un cine de verano y una buena película esperándote.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.

  • Enrique Sánchez on 07/28/2018 17:27:17

    Que recuerdos tan buenos. En mi caso lo relaciono con Madrigal de la Vera, un precioso pueblo Extremeño donde veraneábamos y mis primos y mi hermano me llevaban al cine de Verano (Yo era el pequeño), para mi era la mayor fiesta del mundo, contaba las horas para que llegara ese momento. Sin duda hay que retomarlos y ponerlos de moda. Gracias por el Post!!! Me ha encantado

  • J.L. on 07/25/2018 07:04:17

    Como me gustan los cines de verano!, una pena que actualmente haya tan pocos por donde vivo. Mi primer recuerdo es de crio...entre semana echaban 'Cristal oscuro' en el cine Ferraz de Alcalá de Henares, al día siguiente tenia examen (5 ó 6 de EGB), pero no dije nada a mis hermanos para poder ir con ellos y no perderme ese momento especial ;).
    Oye, ese cine de verano de Ibiza...me iba esta misma noche!